Nuestros amigos los psicópatas


el vecino carca que siempre se asoma por la ventana

A cualquier hora del día o de la noche, con motivo o sin él. El vecino carca oye tus pasos en la calle solitaria y se asoma a la ventana para mirarte. ¿Qué quiere? ¿Qué espera de ti? ¿Hay forma de escapar a su escrutinio inmisericorde?

vidas rotas por la pornografía

Ninguna mente perturbada es fruto del azar. El vecino carca que siempre se asoma por la ventana fue antaño criatura inocente capaz de amor y bondad. Pero algo se torció. Un tumor negro cual noche del alma devora las entrañas de su psique a partir de una experiencia traumática relacionada, como suele ser el caso en la mayoría de trastornos, con la pornografía. Así de triste ha sido la infancia de todos los vecinos carcas que siempre se asoman por la ventana: incluso a edades tempranísimas, sus crueles padres les negaron el acceso a la pornografía y, por tanto, les privaron de la posibilidad de crecer como personas saludables.

Piensa: ¿que seria de tu equilibrio mental si tuvieses que afrontar la vida sin saber lo que es un triple anal?

nada es suficiente

Hagas lo que hagas, el vecino carca siempre responderá con el mismo gesto de desaprobación. Puedes andar por ahí con mocasines acolchados para no molestar: el vecino carca se asomará por la ventana y te mirará como si estuvieses pisoteando flores de plástico sobre la tumba de su madre. Puedes dar la mano a una viejecita para ayudarla a cruzar: el vecino carca supondrá que te la llevas detrás de una esquina para robarle el monedero después de violarla catorce veces.

las miradas no matan pero los machetes sí

Nunca hay que menospreciar el potencial mortífero de un perturbado. Anda con ojo: el día menos pensado, el vecino carca decidirá que has agotado su paciencia y compondrá con tu cara y un hacha de carnicero un honesto poema a los sentimientos que expresa su mirada. Es inevitable: quince de cada diez vecinos carcas acaban descuartizando a cualquier infeliz para darle una lección de comportamiento cívico.

sobrevivir haciendo el bien

Lo que enfurece al vecino carca es que nunca estés a la altura de sus expectativas. Ese desdichado que no pudo disfrutar de pornografía se asoma a la ventana buscando la pizca de degeneración que sus padres le negaron… y en su lugar te encuentra a ti, bajando la basura al contenedor, después de separar cartones, plásticos y residuos orgánicos para facilitar el reciclaje, tan formalito que hasta da asco. ¿No es lógico que te ponga
cara de perro? ¿Qué te cuesta hacer feliz a tus semejantes, sobre todo cuando te arriesgas a que te saquen la nuez con un sacacorchos? Haz caso: bebe y fornica en la calle, canta a voz en grito baladas de Queen. Tu vida depende de ello.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>