El tiempo como arte

Estimados psicocamaleones, hoy nos centraremos en músicos de pop diferentes entre sí, españoles y superados los cuarenta, que han forjado una carrera solista de frutos relevantes y sin muestras de agotamiento. Su forma de ver la música ha crecido con ellos, siendo su repertorio un abanico de matices cada vez más rico. Sus recientes lanzamientos se han producido en los últimos meses, salvo el de uno de ellos, que esperamos con impaciencia. Ellos son Malcolm, Miguel Ángel, Antonio y José Ignacio.

 

malcom.jpeg

En Malcolm (también guitarrista de blues), su concepto del pop, de la melodía, es un espolvoreo mágico, a la vez que algo sombrío y reflexivo. Es capaz de extraer una canción de cualquier cosa: chistes privados, anécdotas cotidianas…, y tienen la virtud de parecer hechas minutos antes de llegar a nuestros oídos: soplos instintivos, que circundan distintos estilos (pop, psicodelia, folk, swing…) hilados de forma completamente natural en el taller Scarpa. Él, como Dylan, sólo tiene que atrapar las canciones. Su repertorio respira el marchamo de los clásicos. 
M-A-Villanueva.jpgMiguel Ángel  hace el mismo pop maduro y acendrado desde el primer día, siempre mostrando un dominio, una fidelidad a las líneas maestras del género, y un equilibrio que alcanzan su punto culminante de expresividad en “Ningún Cielo”. Temas excelentes de calado y profundidad en su impecable y brillante lozanía.   
Antonio Vega.jpgAntonio es un compositor acostumbrado a atinar. Responsable de canciones inolvidables incluidas en discos irregulares aunque aprovechables, lastrados por producciones a veces en exceso sofisticadas o vacuas. Nos reencontramos con su esencia en su disco “Básico” de 2.002, y este “3.000 noches con Marga” (producido por el mismo), a pesar de todos sus vericuetos sinfónicos, nos muestra al Vega más inspirado y personal del último decenio; demostrándonos que él se conoce mejor que nadie, y que el tratamiento de las texturas de guitarras es la piedra de toque para resaltar todo el alcance de su lirismo. 
lapido.jpegJosé Ignacio ha conseguido desarrollar un sonido propio hecho de materias nobles: Dylan, Kinks, Beatles, Stones, rock setentero, algo de punk y new wave. No estoy cayendo en tópico alguno: sus composiciones desde hace veinte años van mucho más allá de las enseñanzas de sus maestros; transmitiendo un discurso particular, recalando en un espacio único.
   Al contrario de Malcolm, a Antonio le van los desarrollos instrumentales, fiel a su formación setentera tiende a alargar los temas. Sin embargo, ambos gustan de acercamientos jazzísiticos. El primero es prolífico frente a la discontinuidad del segundo.
Los otros tres son más prolijos que Malcolm (sobre todo el último Vega), mientras él apuesta por una espontaneidad ya legendaria, lo que le diferencia de la cierta gravedad de sus compañeros de artículo. Menos Vega, el resto gusta de recreaciones de pop psicodélico y tributos a la armoniosidad de los sesenta. Aquél tiene una expresión sonora más accidentada e intrincada. Antonio y José Ignacio provienen de bandas históricas a las que siempre estarán unidos (Nacha Pop y 091). Ambos son excelentes letristas, a la cabeza del pop tomado como particular y remarcable expresión poética en castellano. Idioma que comparten todos, con la reciente incorporación de Malcolm. Los cuatro, a pesar de su desigual repercusión comercial, son caminos secretos algo extraviados; áreas de respiro y reflexión en la gran autopista del ruido y la actualidad, con sus cunetas hechas de olvido. 

 

Búscalos:

MALCOLM SCARPA: “Las Cosas Cambian” (Grabaciones en el Mar, 2.004)
ANTONIO VEGA: “3.000 Noches con Marga” (Emi, 2.005)
MIGUEL ÁNGEL VILLANUEVA: “Ningún Cielo” (Discos Medicinales, 2.004)
JOSÉ IGNACIO LAPIDO: “Música Celestial” (Big Bang, 2.002)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>