El tipo duro que llevas dentro

Su mujer siempre se lo decía: “Eres demasiado dócil, transiges con todo. Vas por la vida dejándote dominar por cualquiera”. ¡Ojalá ella pudiera verlo ahora!

- Escucha, imbécil, a mí me tienes que respetar, ¿entiendes? Porque estoy hasta los mismísimos cojones de listos como tú, de buitres y de aprovechados. Pero ya me he hartado de ser el pobre gilipollas de toda la vida. No me trago más vuestra puta mierda.  ¿Está claro? ¿Te has enterado, payaso? – dijo, un segundo antes de llevar la siguiente cucharada de potito a la boca de su hijo, que en efecto se había enterado.

You may also like...

160 Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>