El tipo duro que llevas dentro

Su mujer siempre se lo decía: “Eres demasiado dócil, transiges con todo. Vas por la vida dejándote dominar por cualquiera”. ¡Ojalá ella pudiera verlo ahora!

- Escucha, imbécil, a mí me tienes que respetar, ¿entiendes? Porque estoy hasta los mismísimos cojones de listos como tú, de buitres y de aprovechados. Pero ya me he hartado de ser el pobre gilipollas de toda la vida. No me trago más vuestra puta mierda.  ¿Está claro? ¿Te has enterado, payaso? – dijo, un segundo antes de llevar la siguiente cucharada de potito a la boca de su hijo, que en efecto se había enterado.

You may also like...

3 Responses

  1. Soyelluna dice:

    Espérate que cumpla el crío los 14… volverá a ser él el gritado…

  2. liberto dice:

    Una historia del realismo más cruel, pero realista al fin y al cabo. Estupendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>