En tu interior, sabes que también será bueno para ti

(cómo caer en el abismo de la locura en 6 sencillos pasos)

Locura1.jpg1. ANTES DE LA LEY
He aquí un trabajador responsable, que lame con diligencia las suelas de los zapatos de su jefe, vocifera órdenes a sus subordinados y siempre que acosa sexualmente a su secretaria tiene la delicadeza de volver boca abajo sobre la mesa el retrato de su mujer y sus hijos.

Locura2.jpg2. EL MOMENTO DEL SHOCK
Junto a la máquina de café, un entrañable compañero de trabajo transmite la catastrófica noticia: ya no se podrá fumar en la oficina. Nuestro héroe intenta recibir el golpe con estoicismo, pero los cimientos esenciales de su cordura comienzan a resquebrajarse.

Locura3.jpg3. VIDA EN LA CLANDESTINIDAD
Ya en el despacho, y obedeciendo impulsos criminales inconscientes, la mano del trabajador se mueve por cuenta propia, buscando ese cigarrillo imprescindible para comprender en toda su profundidad el contenido filosófico del “Marca”.

Locura4.jpg4. A SOLAS CON EL HORROR
Cae por fin la máscara de la resignación, y asoma su rostro la demencia más absoluta. El delincuente torturado repite para sí el mantra salvador: “En mi interior sé que también será bueno para mí, en mi interior sé que también será bueno para mí”. Pero es inútil: todo lo que consigue la cantinela es dejar en su boca angustiada un empalagoso sabor a paternalismo gubernamental.

 

Locura5.jpg5. DESATADO
Franqueado el punto de no retorno, el criminal comienza a atacar a inocentes en busca del cigarrillo de sus anhelos. Le empuja a ello la burlona voz subterránea de su incipiente cáncer de pulmón, que canturrea: “En tu interior, sabes que también será bueno para MÍ”.

Locura6.jpg6. ENTRE DOS MUNDOS
Los hechos llegan a su conclusión lógica e inevitable: nuestro trágico protagonista, torturado por las órdenes contradictorias de ley y carcinoma, no ve más salida a su situación que afeitarse la cabeza y deambular por ahí con un hacha en brazos. ¿Hasta cuándo seguiremos permitiendo que la ley antitabaco convierta a personas decentes en locos peligrosos?

You may also like...

9 Responses

  1. He aquí una duda… He de tomar la dirección opuesta cuando me encuentre por la calle a alguien con la cabeza???

  2. Álex dice:

    En efecto. Huye de la gente con cabeza. Sólo en lugares como Sleepy Hollow puede uno estar verdaderamente tranquilo…

  3. Baldomero dice:

    jaaaaaaa… obviamente me faltó la característica de la cabeza… quise decir cabeza afeitada!!!

    esto me pasa por irreverendear por la noche.

  4. Mastuerzo dice:

    Pero a ver, tú estás en contra o a favor de la ley antitabaco.

  5. Álex dice:

    Ya lo dijo Albert Plá: a favor de estar en contra.

  6. GUSTAVIN dice:

    NO HAY QUE ESTAR A FAVOR O EN CONTRA , SINO TODO LO CONTRARIO.

  7. Beni dice:

    Hola!! Soy Beni.

    Qué bueno que lucheis por erradicar el tabaco de todos los lugares…y es que huele todo fatal, las cortinas, las sábanas,….Yo a mi Manolo lo mando al balcón a fumar porque lo deja todo lleno de ceniza…, y luego la boca como le huele, ufffff. ¡Horroroso!

    Me gustaría que hablaseis sobre los derechos de los homosexuales y los logros sociales. ¡¡¡Gracias a Zapatero ya nos podemos casar!!! El PSOE está haciendo mucho por España y nos sacó de la Guerra de Irak, ¡¡¡no se puede olvidar!!

    ¡¡Besos para todos!!

  8. Álex dice:

    ¿Quién lucha por erradicar qué? ¿Qué es eso a lo que llamas PSOE? ¿Una marca de desodorante?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>