¡La conspiración de Clooney!

clooney.jpgResumen de anteriores episodios:

George Clooney aparece en nuestras vidas en una serie de esas de médicos, como un guaperas televisivo más. Pero tras su apariencia de atractivo sinvergüenza, se esconde una ambición sin límites. Pronto salta al cine; alternando películas de culto y grandes producciones. Gusta a las mujeres y cae bien a los hombres. Diríase que necesita conquistarnos a todos.Pero Clooney quiere más. ¿Por qué se ha pasado a la dirección de películas? ¿No le bastaba ser el guapo más guapo del universo conocido? ¿Qué oscuros motivos le mueven?

buenas_noches_cartel.jpgCapítulo 5: El factor fumeta
Su segunda película como director, refuerza mi convicción de que George Clooney es una mente enferma, sedienta del amor de sus semejantes. No quiere que lo adoremos sólo por su físico y su encanto, si no también por su intelecto y sus valores.

Co-escrita por el propio Clooney, Buenas noches y buena suerte parece cuidadosamente ideada para aumentar su prestigio. Contar la vida y milagros de un santo patrón de la libertad de prensa, le garantiza el amor de buena parte de los periodistas; y rodar una película sobre un tema tan comprometido, con una llamativa fotografía en blanco y negro, le garantiza el amor de sus colegas.

Pero esto no son más que cortinas de humo, y nunca mejor dicho: el verdadero protagonista de Buenas noches y buena suerte no es el periodista Ed Murrow, si no el tabaco.

buenas_noches_detalle.jpgYa sea en el centro de la imagen o como un discreto humillo de fondo, el tabaco está presente en cada plano de la película. Más que una celebración de la independencia de la prensa, es una celebración del acto de fumar; de su estética y sus rituales. Los personajes lo hacen continuamente; se aferran a sus cigarrillos, como tablas salvadoras en momentos de máxima tensión, e incluso se relacionan entre sí mediante el tabaco: “Cada vez que me enciendes un cigarro, sé que estás mintiendo”.

Tras su apariencia de película política y comprometida, Buenas noches y buena suerte es, ante todo, un anuncio de tabaco de hora y media. No deja de ser curioso que, en una película donde todos fuman como carreteros, el personaje interpretado por el propio Clooney no lo haga en ningún momento; aunque sí que le enciende continuamente los cigarrillos a Murrow.

¿Qué pasa con George Clooney? ¿Es que no le basta con ser como Mary Poppins, prácticamente perfecto en todo? ¿Tiene que hacernos más imperfectos a los demás, aficionándonos al tabaco, para reforzar su propia perfección?

Ya tienes nuestro amor, George; ¿qué más quieres de nosotros?

En nuestro próximo episodio:

ubermensch.jpgUna pieza más para el rompecabezas. Clooney empieza a acudir a los actos sociales en un coche híbrido, de esos que apenas consumen gasolina, y produce una película con que ataca a la industria petrolífera, a la vez que busca el Oscar con el viejo recurso de los actores guapos: afearse un poco. Mientras, los míseros mortales seguimos ensuciando nuestros pulmones con el tabaco, el planeta con nuestros coches supercontaminantes, y las sábanas pensando en el guapo George.

¿Cuál será el próximo paso de George hacia la perfección? ¿No habrá nadie que le pare los pies? La respuesta, en el próximo capitulo de…

¡La conspiración de Clooney!

You may also like...

3 Responses

  1. george clony dice:

    me cago en la leche que tan dao,
    te mandaré a mis abogaos,
    george, USA

  2. fatiha dice:

    je suis femme marocaine musulmane – j’aime les films de groge – et si j’ai de la chance je veux avoir un msns de george pourquoi pas -
    bonne journée -j’ai toujours aimé vos films en secret et je suis parfois des discours -oh si je suis riche je viens vous chercher en cachet . mais domage
    j’ai des photos . bonne chance – fatiha maroc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>