Cómo conseguir que el funcionario del Ayuntamiento le selle la Licencia Municipal Para Respirar aunque se haya olvidado de llevar por triplicado el Impreso de Súplicas Patéticas a Su Magnificencia Excelentísima que expiden en la Ventanilla al Final del Arcoiris

Opción A: Amenaza

Acódese en la ventanilla y, sin decir palabra y sin parpadear, fije su mirada en el funcionario durante un mínimo de cinco minutos. Cuando haya transcurrido ese lapso de tiempo, el funcionario levantará la vista del Marca, le verá a usted por primera vez, y cerrará la ventanilla para irse a desayunar.

Opción B: Seducción


Luzca su camisa más provocativa, plántese ante el funcionario con su mejor rictus de pasión desenfrenada y haga todo tipo de gestos obscenos con la lengua. Si al funcionario le late el corazón en el pecho, entrará en acción de inmediato y le ofrecerá un palillo de dientes usado para que pueda usted sacarse por fin ese jirón de espinacas de entre las paletas y no tenga que hacer tantas contorsiones de lengua.

Opción C: Lástima


Rocíese la cara con ácido sulfúrico y arrástrese hasta la ventanilla moqueando fluidos blanquecinos por su nariz descarnada. El funcionario, por severo que sea, no tendrá más remedio que apiadarse y llamar de inmediato al Servicio Local de Exterminio de Contribuyentes que Recurren al Viejo Truco del Ácido Sulfúrico para poner fin a su sufrimiento.

You may also like...

1 Response

  1. esther dice:

    todo un seductor, si si

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>