La picadora

picadora.jpg¡Así Yavé los dispersó sobre la superficie de la tierra y dejaron de construir la ciudad. Por eso se llamó Babel, porque allí Yavé confundió el lenguaje de todos los habitantes de la tierra.
Génesis 11, 8

El tremendo relato de la torre de Babel no es una mera leyenda.  A cada paso encontramos pruebas de su veracidad. Restos de aquella primigenia confusión de las lenguas aparecen por doquier en nuestra vida cotidiana. Observad, si no, algunas emocionantes pruebas que he hallado en periódicos viejos (cuya conservación debo agradecer a mi síndrome de Diógenes) y otras fuentes inesperadas.

Negocios sucios

1.jpg¿No suena pretencioso usar voces extranjeras donde las de la propia lengua sirven perfectamente? ¿Y encima de usar términos foráneos, escribirlos mal? Existen diccionarios bilingües, señor, y no son difíciles de encontrar ni de consultar. La palabra que quiere utilizar aquí (negocio, asunto) se escribe “business”.  Pero vamos, seguro que usted acaba de llegar de Babel, puesto que no sólo se confunde con palabras de otro idioma, sino que cuando intenta usar las del suyo,  el resultado es igualmente malo. Querer encontrarle sentido a sus escritos me producción sobrecogimiento.

FUENTE: La Opinión de Granada, 26 de abril de 2004, pág.17.

Socolan al molo
 
2.jpgNo sabemos si la primera vez le dictaron el nombre de la organización por teléfono y lo apuntó mal, o el generoso autor del artículo, sabiendo que se trataba de una institución que apoya al inmigrante senegalés, quiso hacer una personalísima interpretación fonética del idioma. Para este talentoso periodista, la traducción de Mbolo Moydole, conservando la pronunciación africana, es “Molo voy dole”, o sea, “hacia el moro voy y doyle…” ayuda,  eso espero.

FUENTE: La Opinión de Granada, 1 de abril de 2004, pág.13.

Asombroxo experimento

3.jpgCon admirable poder de síntesis, un lingüista ha condensado la fuerza de dos términos en uno. Desde ahora, si algo expulsó y espantó a la vez a alguien, se dice que lo expantó. ¡Qué suxto!

FUENTE: La Opinión de Granada,1 de abril de 2004, pág.35.

Made in Gibraltar

4.jpgNo lo dice en la factura, pero sé que mi frigorífico ha sido fabricado en Gibraltar… o en Babel.  Ahora voy a realizar the instalación, luego determinaré la género del clavija, y finalmente podré poner cosas encima del aparato… pero a 15 cm de distancia. ¡Y ya está! Las demás instrucciones mejor no las leo, o me puedo confundir.

FUENTE: Manual de instrucciones, frigorífico Bluesky  modelo BDP248, pág. 3.

You may also like...

5 Responses

  1. Álex dice:

    Así que se pueden poner cosas levitando sobre el frigorífico… ¡qué suxto!

  2. Lola dice:

    Y además ¿porqué 15 centímetros,eh?…sospechoso…

  3. Davidm dice:

    Jajajajajajajajaja,

    siempre me rio mucho con esta web, pero es que the manual of the frigorifico es dificilmente superable….

  4. Lo de los quince centimetros levitando tiene su gracia…yo como Lola…sospechoso

  5. jygyt dice:

    estupidossssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>