Diez libros para el búnker (I)

10. ENSAYOS SOBRE EL APOCALIPSIS
Selección y prólogo de Luis Racionero
Barcelona, Editorial Kairós, 1973

Un Apocalipsis enrollado para lectores del primer Ajoblanco. El viejo mundo capitalista, vampiro maléfico como dios manda, se desintegra con el amanecer de la nueva conciencia sesentayochista. Encabezada por la cita obligatoria de Bob Dylan, he aquí una antología de ensayos de gente tan notable como Danny el Rojo, el antipsiquiatra Laing, el pluridimensional Marcuse y aquel Fromm que no le tenía miedo a la libertad ni aunque le pusiera cara de loca. Y aun así, se pueden leer entre líneas las primeras alarmas sobre lo que vendría después. Una lectura ideal para cínicos que disfruten de su condición y melancólicos masoquistas.

9. CULTURA DEL APOCALIPSIS
Edición de Adam Parfrey
Madrid, Valdemar, 2002
(Edición original: 1987, 1990)

Inventario despiadado de los escombros del sueño quince años después del libro de Racionero. El Apocalipsis de Parfrey también tiene que ver con cambios radicales en valores y costumbres, pero donde Racionero hablaba de una nueva moralidad positiva y enriquecedora que sustituía a la moralidad represora del viejo mundo, Parfrey se limita a celebrar el colapso de toda moral. Todo vale: pedofilia, coprofagia, necrofilia… Todo es justificable porque nada es justificable con absoluta certeza, empezando por la vieja moral. Un fin del mundo, en definitiva, para asiduos de programas extremos como Salsa rosa.

8. EL MATRIMONIO DEL CIELO Y EL INFIERNO
William Blake
Madrid, Cátedra, 2002
(Edición original: 1792)

Más cantos del cisne, y es que el mundo tiene la costumbre de ir muriéndose periódicamente. La era de las revoluciones tiene en William Blake a su profeta más peculiar: su cualidad mística y visionaria lo ha hecho rescatable por sucesivas contraculturas y probablemente nunca bien entendido del todo. Para no variar, el mundo cambia cuando cambian los valores, y aquí Blake une en comunión contra natura, una suerte de blasfema síntesis hegeliana, los del Cielo con los del Infierno, entre cuyos proverbios, por cierto, se encuentra uno de los aforismos más citados del autor: el camino del exceso conduce al palacio de…

7. EL APOCALIPSIS
Eduard Schick
Barcelona, Editorial Herder, 1974

Para que no se confunda nadie, nada mejor que esta exhaustiva guía de lectura del Apocalipsis de San Juan. Quién es el cordero, por qué le gusta tanto andar rompiendo sellos, cuáles son los signos blasfemos que lleva en cada una de sus siete cabezas la bestia que surge del mar y en qué mar se baña, y si está buena el agua o un poco demasiado fresca, y si hay medusas o con la bestia ya hay bicho suficiente. Todo se explica aquí. Lo único que se echa en falta es alguna mínima alusión a un chaval muy blanquito y simpático llamado Damien, o a las teorías del jesuita bilbaíno Ángel Berriartúa. Por no hablar, no habla ni de José Luis Moreno, fallo inexcusable en un libro sobre Apocalipsis, bestias y anticristos. Claro que es de 1974. Urge una edición actualizada para ya mismo.

6. EL COSMOS, EL CAOS Y EL MUNDO VENIDERO
Norman Cohn
Barcelona, Crítica, 1995

Subtitulado “Las antiguas raíces de la fe apocalíptica”, el trabajo de Cohn es un fantástico estudio histórico sobre una de las esperanzas más razonables que nuestra cultura ha heredado de tantas civilizaciones difuntas: con el fin de los tiempos vendrá el triunfo del bien y el gozo eterno de los justos en un mundo de paz eterna y sin sobresaltos. En el libro de Cohn podemos leer sobre todos aquellos que han albergado esa esperanza: egipcios, mesopotámicos, indoiranios… Ah, pero es que todos ellos se equivocaban, porque cualquiera que haya leído El fin de la historia y el último hombre de Fukuyama sabe que la democracia liberal occidental es la consumación de la historia de las civilizaciones y nos dará la paz eterna, como bien puede certificar cualquier ciudadano iraquí. ¡Faltaba más!

You may also like...

3 Responses

  1. gustavin dice:

    Se le olvidó el librillo de papel de fumar,
    sin ánimo de ofender,
    gustavín

  2. Álex dice:

    Hombre, ya que lo dices, con toda seguridad quizá pudiera ser que tal vez.

  3. gustavin dice:

    SI ESO ES LO QUE DIGO YO:
    NI BLANCO NI NEGRO SINO TODO LO CONTRARIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>