You may also like...

15 Responses

  1. Mola! Un juego para luchar kontra el faszismo!

  2. crunch dice:

    ¡Qué bien! como los métodos de dialogo del capitalismo son los mismos (incluyendo todo tipo de guerras sucias) vamos a asistir a unas rondas de conversaciones interesantísimas.

  3. A. Romero dice:

    No te digo yo que no… Lo malo es ser, por ejemplo, venezolano y que te pille en medio.

  4. crunch dice:

    Que te pille en medio siempre ha sido un problema. En Venezuela, Colombia o Andorra.
    Supongo que nunca te ha pegado la policia española ¿verdad? A mi tampoco, que corro como un galgo, pero les he visto hacerlo. Son muy de pillarte en medio en cuanto pueden…
    Pero tienen su corazoncito e incluso son personas, como recalco en esta viñeta.
    http://3.bp.blogspot.com/_-zB7lj7fZqw/SDQk8eLbZfI/AAAAAAAAAL4/HZSeZOJBmtM/s1600-h/policia-hipotecado.jpg
    un saludo.

  5. Darco dice:

    Con defensores de la libertad del pueblo como Chávez el pueblo y su libertad no necesita enemigos.

    Para evitar la contaminación capitalista y occidental de la libertad lo mejor y lo más fácil es cargarse la libertad, y al que proteste se le abre la crisma. Cuanto más camina uno hacia los extremos de la izquierda más cerca se está de la extrema derecha.

  6. London del Saidin dice:

    Muchas risas Alex.

  7. Oskar Kokoshka dice:

    Yo si que he probado, en mi juventud, las porras de nuestros entrañables maderos, y estoy seguro duelen igual las porras capitalistas que las “socialistas” (o lo que sean, porque, a estas alturas, no se muy bien de que vá el amigo Chávez).
    Muy bueno, Álex.

  8. A. Romero dice:

    ¡Gracias, Oskar, Darco y London!

  9. A. Romero dice:

    En efecto, Crunch, brutalidad policial hay en todas partes. Lo escandaloso es que a estas alturas se siga justificando con retórica “de izquierdas”, y que nos parezca inadmisible si la cometen otros o tolerable si se debe a “los nuestros”. El caso concreto de Chávez me parece alucinante: podría poner en práctica las mismas políticas y decir prácticamente las mismas cosas, cambiando un par de palabritas, y encajaría de maravilla en la extrema derecha. Y lo de Chomsky, sinceramente, de bochorno… ¡vaya birria de anarquismo!

  10. crunch dice:

    Totalmente de acuerdo Sr Romero.
    Defenderlo desde la izquierda tiene la misma credibilidad que atacarlo desde la derecha y el anarquismo no está viviendo precisamente su mejor momento (tampoco el peor).
    Para mí la cuestión es que como al fin y al cabo TODOS los gobiernos están dispuestos a echar mano de la brutalidad policial cuando les conviene pues el chiste se me queda digamos… algo corto en la crítica de los métodos de acción del poder.
    Y Noam Chomsky… pues tiene boca y se equivoca, como todo el mundo; y no se puede opinar de todo y ser coherente y acertar siempre. ¡Vamos! algunos tertulianos no lo consiguen nunca.
    Pero en resumen sí; estoy de acuerdo en que Chavez es un iluminado y un totalitario y que cuidadito con él… también.

  11. A. Romero dice:

    Pero Crunch… ¿contrastar pareceres pacíficamente en los comentarios de un blog y finalmente concluir que venimos a estar de acuerdo? ¡Dónde vamos a ir a parar!
    En fin, que sí, que está bonico el panorama. El “chiste” viene más que nada por la reciente iniciativa del gobierno venezolano de prohibir los juegos violentos. Claro, digo yo que es más grave lo de cerrar emisoras de radio y TV, pero esto aporta ese punto patético que da hasta risa (si uno no tiene que sufrirlo, claro), sobre todo cuando se trata de un gobierno que no tiene inconveniente en repartir hostias a diestro y siniestro en la vida real.

  12. bailarina ecuestre en remojo dice:

    De antemano me disculpo por lo extenso de este comentario, evidentemente carezco de la capacidad de síntesis apropiada pero quería escribir esto.

    Chávez es un impresentable, a estas alturas creo que ni sus mejores seguidores pueden discutir eso. Pero seguramente este impresentable es lo mejor que le ha pasado a Venezuela en muchos años, así de trágica y cruda se presenta la historia reciente de este país.

    Para saber lo que sucede realmente en Venezuela recomiendo consultar fuentes informativas alejadas de los grupos mediáticos predominantes en España, porque la manipulación es tan escandalosa que resulta directamente cómica. Con esto no digo que defienda el cierre de emisoras y canales de televisión, en cuyos contenidos por cierto la estrategia fundamental de desprestigio de Chávez consistía en demostrar que estaba literalmente “loco” (con lo fácil que lo pone el tipo para criticarle a nivel político), como comentaristas en los programas de debate informativo por ejemplo participaban psicólogos y médicos argumentando que pequeñas señales y moretones en las manos del dirigente se debían a ataques de ira en los que se las agarraba a golpes con las paredes, como muchos testigos (ninguno de los cuales se dignaba a aparecer en el propio programa, eso sí) habían podido corroborarles en privado… en fin, sólo un ejemplo estúpido. Así hay cientos, pero todas estas cadenas no constituían ninguna amenaza política. El apoyo electoral a Chávez (hacia su persona, ojo, la participación popular disminuye considerablemente en comicios regionales en los que el candidato directo del partido no es él) en las presidenciales no ha dejado de crecer. A lo mejor es porque en muchos lugares, como esa cumbre de la miseria y mayor concentración de opositores de Chávez (a pesar de todo, allí también son clara minoría) conocida como Caracas aún se acuerdan de que cuando gobernaba la oposición les mataban directamente de hambre. Y toda la ayuda gubernamental consistía en aquella famosa “sopa” limosnera que no era otra cosa que el agua resultante de haber hervido pasta, sin más.

    Claro que un poco loco sí que debe de estar Chávez, en calidad al menos de venezolano, ya que tras cinco años viviendo allí no me queda más remedio que considerarles unos locos de remate, sin ánimo de ofender, creo que si alguien ha pasado por la experiencia de tratar de coordinar un grupo de trabajo allá o gestionar meramente una serie de trámites burocráticos habrá llegado sin remedio a la misma conclusión. Medidas memorables de la oposición son por ejemplo no presentarse a los plenos de la Asamblea Nacional en que se votaban leyes antes las que se pronunciaban manifiestamente en contra, en señal de protesta (con lo cual éstas salían adelante sin ningún problema, lógicamente)… de hecho desde la propia oposición chavista se había proclamado que carecían de un proyecto consistente, unido, capaz de debilitar a Chávez hasta la llegada de su último candidato en las elecciones de 2006: Manuel Rosales. Que tres años de trabajo después ha originado la aparición de otras figuras como Ledezma.

    Chávez se merece, pese a la manipulación mediática mencionada, el 50% de las críticas que se le dirigen desde nuestro país y otro tanto, muy fundamentales que paradójicamente ni llegan a abarcarse aquí porque supondría hablar de política real, no de gilipolleces fáciles de vender, pero la cuestión es si realmente existe una alternativa mejor para los venezolanos. Criticar a Chávez es muy sencillo (él mismo ayuda bastante) pero desde un mundo real, alejado de la utopía estupendita del teórico, una vez derrotado Chávez ¿qué? ¿qué alternativa mejor proponéis? ¿dónde está el cambio? (porque éste no termina con Chávez fuera, es un proyecto que debe completarse con una otra realidad concreta).

    Por cierto Alejandro, nada personal, de hecho y sin menospreciar al resto tu trabajo junto con el de Andrés Soria es el que más me gusta con diferencia, pero afortunadamente eso no implica que vayamos a estar de acuerdo en todo. Un saludo.

  13. A. Romero dice:

    Ni se te ocurra disculparte: qué gozada de comentario. Como tú dices, afortunadamente no tenemos por qué estar de acuerdo en todo, y ni se me pasa por la cabeza tomármelo como algo personal. Es más, puestos a tomármelo como algo personal te agradezco una barbaridad que te hayas molestado en exponer con detalle y argumentos sólidos tu punto de vista.

    Verás, no sé si mi animadversión hacia Chávez parte de planteamientos utópicos, pero sí te puedo decir que me sorprende (y me inquieta un poco) que mucha gente lo tenga precisamente por una especie de encarnación de la utopía. Gente para la que no supone la opción menos mala, sino un bondadoso ingeniero de “ese otro mundo posible”, que dijo Chomsky hace unos días.

    Vale que podría ser peor. Vale que no haya alternativa potable a la vista. Vale que ha mejorado la situación de mucha gente.

    Pero de ahí a tenerlo por el mesías de los oprimidos hay un trecho.

    Ojo, no digo que esa sea la postura que tú defiendes (queda perfectamente claro que no). Solo aclaro que es la que ha motivado el chistecillo de marras. Y dado que el chistecillo ha motivado tu comentario, pues oye… ¡me alegro de haberlo hecho!

    En serio, muchas gracias por tu tiempo y tu atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>