El puto centro comercial

Gente rara 2 (notas autobiográficas)

Me he mudado hace poco y mi mini-piso da a la entrada de un centro comercial.
Para empezar diré que ese término, “centro comercial” me parece el egocentrismo más puro del capitalismo:

yo soy el centro, y aunque no esté en el centro de la ciudad,
soy el centro de vuestro consumismo.

Otros eufemismos como “Gran superficie”, pecan de igual egocentrismo e hipocresía.
¿Gran superficie para quién?
Si alguien se molestara en medir los metros hábiles en que el consumidor puede moverse, llegaría a la conclusión de que esa gran superficie la ocupan los productos, no nosotros….
De ahí que choquemos constantemente nuestros carritos en esos exigüos pasillos.

En el puto centro comercial que tengo enfrente hay exactamente 32 puertas de cristal
Dieciséis en un extremo y otras tantas en el otro extremo del edificio. Las conté.

Hace tiempo inicié un experimento.
Observé que todo el mundo utilizaba una misma puerta para entrar o salir del establecimiento, habiendo quince puertas más.
A lo sumo, los más arriesgados utilizaban la puerta contigua.
Y lo más absurdo, salir o entrar todos por una misma puerta creaba estúpidas colas.

Sistemáticamente yo entraba o salía por otra puerta elegida por mí arbitrariamente.
de una forma firme y decidida, sin dudas. Con dos cojones.
Y la gente de atrás me seguía.
Me sentía el flautista de Hamelín.

Un día abatí dos puertas a   la vez y salí por una de ellas,
Y la gente salió por sendas puertas.
Repetí mi experimento abriendo tres puertas…
Y ocurrió un tanto de lo mismo.

Ahora miro desde mi ventana este comercio,
y veo gente saliendo y entrando,
y espero más gente como yo.
Gente que abra varias puertas para liberar a ese ganado,
que sabe gastar con una tarjeta y (pobres de ellos)
 no saben elegir la puerta que las saque
de ese corralito.

As.

acomercial

You may also like...

5 Responses

  1. Antoño dice:

    Es una técnica de las grandes superficies (centro comercial) -para esos están los psicólogos tan estudiosos- de dejar bloqueadas algunas puertas (con letrero indicativo: “Averiada, disculpen las molestias”, que nadie lee) para hacer entrar o salir por la qué ellos desean y de camino exponen artículos que los centroconsumistas se llevan cómo rosquillas…

  2. PACOPINOS dice:

    Tratando de escapar de la policia, un ladrón entra a un centro comercial. El capitán ordena a los uniformados:.”Quiero que me cubran todas las salidas. !No quiero que se escape!”

    guardianes del orden cubren todas las salidas del centro comercial; sin embargo, el ratero escapa.

    capitán, el ladrón se nos escapo!”

    “!?Que no les dije que cubrieran todas la salidas?!”, responde furioso el jefe.

    “Es que el muy vivo se escapó por la entrada”.

  3. Lola dice:

    Así que esas puertas de cristal están a un tiro de piedra de tu casa ¿no?

  4. as dice:

    Sí Lola, pero me siento muy vago.
    Tendría que recolectar muchas piedras, y lanzarlas con buena puntería.
    No soy vandálico, así que me comformo con acribillarlas con la mirada.
    Nuevo año feliz,
    por aquello de cambiar de puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>