Los reyes NO son los padres

Hora es de que lo sepas: ya eres lo bastante mayor.

Los reyes no son los padres. Los padres son los reyes.

Los padres, en realidad, no existen. Los reyes magos y su ejército de clones se pasan el año camuflados como respetables progenitores.

Unas veces es el clon de Gaspar quien tiene que hacer de madre, otras el de Melchor o el de Baltasar. Varía en cada caso. Se afeitan y depilan, se ponen relleno y se operan la entrepierna, se dejan calva o nariz aguileña según convenga.

No te concibieron practicando el coito ni guarradas por el estilo: cogieron una semillita que trajo una abeja, la enviaron a germinar a sus laboratorios de París y luego una cigüeña trajo el producto acabado.

Tú.

Esta noche, sólo esta noche, se zafarán de su disfraz y se echarán a la calle aullando como salvajes, enloquecidos por el resentimiento. Es su única oportunidad después de trescientos cincuenta y cuatro días de cautiverio.

Se armarán de toneladas de caramelos, montarán en sus carrozas del delirio e intentarán descalabrar a tantos niños como puedan con sus dulces proyectiles.

Tenlo en cuenta. Vigílalos, pero guarda una distancia prudencial.

Los padres son los reyes. Aunque sea duro, a tu edad debes conocer la verdad de las cosas.

Y ya hablaremos algún día del ratoncito Pérez.

You may also like...

2 Responses

  1. Menos la operación de entrepierna, todo correcto.

  2. A. Romero dice:

    Supongo que ese detalle es opcional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>