Beber por beber

Yo bebo por beber, y  realmente no encuentro ninguna explicación lógica a este hecho.
Así que un día me fui a un psicólogo y le pregunté: “¿por qué bebo?”

Y el doctor Quintanilla me resolvió la duda:

- Usted bebe por culpa de la ley gravitacional: porque usted, (sujeto 1), se acerca a sus labios un vaso lleno de tinto, cubata u calimocho, abre la boca, lo inclina ligeramente y  el fluido baja por su garganta hasta el estómago.
Pero usted no tiene ninguna culpa, esto sucede por la puta ley universal de la gravitación  u ley de la gravedad.
Y usted , sin saberlo, repite esta operación, pero  variando progresivamente el ángulo (de diez en diez grados) hasta que el fluido contenido en el recipiente “A” (vaso) es trasvasado por completo al recipiente “B”, llámese estógamo.

- Así que era eso… Pues me quedo más tranquilo…

- Sí , son 300 euros.

-¿300? ¡¡¡Coño!!!

¡¡¡Ahora ya sé por que bebo, hijoputaaaaaa!!!

You may also like...

3 Responses

  1. Lola dice:

    Es una suerte que compartas tu experiencia, ya que yo bebo también por eso, y sé de otros que también…así que con lo que nos vamos a ahorrar en psicólogo te invitaremos a una copa!

  2. macacolandia dice:

    Ah!!! Entonces era por eso, ya decía yo que boca abajo no…

  3. Álex dice:

    Bueno, seguro que también hay una explicación física perfectamente razonable a lo que ocurre cuando bebes con pajita…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>