Sermón ahumado: ¡Menos humos!

Irreverendos todos:

Nos dicen que el tabaco mata, y que por eso está condenado a muerte. Ahora se le aplica una pena de muerte chiquitita, de andar por casa: una pena para matar a la mata que mata. El tabaco es, desde enero, una mata asesina y perversa: al parecer, se ha cultivado espontáneamente durante siglos sin que nadie lo supiera, se ha subvencionado a sí misma sin conocimiento de los Ministros del ramo, se ha reunido alevosamente con sustancias aditivas y alquitranes y porquerías varias para hacerse un lío, se ha puesto en boca de todo el mundo, y se ha autofijado tasas e impuestos varios para alimentar desinteresadamente Estados y Haciendas y financiar su propia autodestrucción. Y es que el tabaco, por lo que se ve, además de malo, asesino y perverso, es tonto.

Y que conste que a los Irreverendos lo de librarnos del humo nos parece bien. Para muchos será un alivio no tener que llevar pegado en la ropa ese pestazo a muerte lenta que otros han elegido para sí mismos. Pero hay más humos. Han empezado por matar este humo que cada uno se lleva puesto a casa o a la oficina, un humo privado que se mete en el ojo ajeno y se cuela en las listas de espera de los quirófanos. Pero habría que seguir prohibiendo muchos otros humos para hacer feliz a la gente a costa de hacer infelices a los demás: leyes antihumo de botafumeiro e incienso, de cañones y aviones de combate, de conductores cabreados, de fritanga de comida adulterada, leyes antihumo, en definitiva, a gusto de cada cual. Todo el mundo debería tener una ley antihumo hecha a su medida, una ley para protegerse del resto del mundo, y si puede ser, hasta de sí mismo.

El problema del tabaco no es que mate, sino que lo haga lentamente y dejando los hospitales llenos de viejos con cara de ceniza. El tabaco está pasado de moda en las grandes civilizaciones, porque a las grandes civilizaciones les gusta que la gente se muera de otra manera, rápidamente, de una vez y dando espectáculo.

En definitiva: un futuro sin tabaco no hará desaparecer el humo. Simplemente, se lo llevará a otra parte.

Arcipreste Bonete, de la Hermandad Irreverenda de Bollullos de Alabama

 chiste1.jpg

You may also like...

2 Responses

  1. Puzak dice:

    Enrique, como bien sabes, no soy de los que dejan mensajes y menos aún de los que hacen la pelota, pero me he lanzado a escribir luego de leer lo siguiente: “El tabaco está pasado de moda en las grandes civilizaciones, porque a las grandes civilizaciones les gusta que la gente se muera de otra manera, rápidamente, de una vez y dando espectáculo”. Me ha gustado y voy a empezar a usarlo como idea propia en conversaciones ocasionales, aunque con otras palabras para sentir que se me ocurrió a mí. Estás avisado.
    Mis respetos.
    Puzak

  2. er chemi dice:

    hay, en mi humilde opinión, otro tema interesante, y es la prohi-visión del tabaco que justo en el momento de la pobrematica esta de la bio-lensia de género.
    y es que ¿no se han per-catado ustedes de que, en el fondo, el fumador lo que tenia en la boca ERA UN PITILLO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>